sábado, 7 de enero de 2017

Lupa de urbanistas sobre Puertos Madero y Norte

7 enero 2017.

Una investigación de la Facultad de Arquitectura analizó el impacto que los grandes proyectos urbanos producen en la construcción físico-social de la ciudad a partir del estudio de dos casos: Puerto Madero en Buenos Aires y Puerto Norte en Rosario. El equipo, dirigido por la arquitecta Claudia Rosenstein, partió de la idea que de la ciudad es el soporte espacial de la vida colectiva y el campo de lucha entre múltiples actores, por lo que las intervenciones urbanas están determinadas por la “idea de ciudad” que se imponga entre varias.

Puerto Norte, en Rosario, es menos excluyente que el porteño Madero. Pero apenas.


Los proyectos de investigación surgen bajo el paradigma del “urbanismo de los promotores”, lo que implica la sumisión del Estado a la lógica del mercado. “Para la tradición de la gestión urbana en Rosario, Puerto Norte significa una ruptura de los lineamientos de producción de espacio público”, sostiene el informe.

Otra coincidencia es que las dos obras se sustentan en planes, aunque diferentes. “El Plan Estratégico en Buenos Aires funciona como aliado de la fragmentación urbana al negar la participación ciudadana. Aquí el mercado –y el Estado como aliado de éste– impone su idea de ciudad”, expresa Rosenstein, titular de la Cátedra Proyecto Arquitectura 2.

En Rosario, “la planificación estratégica de carácter participativa se desarrolla en un contexto en el cual las políticas urbanas cuentan con una mayor cohesión y continuidad en el gobierno municipal”, manifiesta. “Sin embargo, mientras por un lado se pretende descentralizar recursos para generar una ciudad equitativa, Puerto Norte los concentra para un pequeño sector de alto poder adquisitivo.”

Rosenstein explica que si bien esta intervención hizo visible un sector que permanecía oculto y lo encadenó al cinturón de espacios verdes de la costa, también implicó la renuncia al paradigma de la compensación urbana reemplazándola por la del fragmento. “Lejos de aparecer como un modelo de respeto a la diferencia, es una confirmación de la desigualdad”.

Por otro lado, sostiene que el impacto sobre su entorno podría dar lugar a procesos de gentrificación (cambio en las condiciones y equipamiento de un barrio que atraen inversiones y mejoran calidad de vida) y que el municipio, hasta el momento, no creó los instrumentos para favorecer la permanencia de la población residente.

El trabajo no pone en duda que Puerto Madero significa una dinamización urbanística, la dotación de nuevos espacios públicos e importantes inversiones en la zona central de la ciudad de Buenos Aires y en este sentido es un éxito, pero sí manifiesta el carácter excluyente y la segregación espacial que ha generado.

En este sentido, lo diferencia de Puerto Norte, que se sustenta en un marco institucional y legal que incluye instancias de negociaciones y acuerdos entre actores públicos y privados y la aplicación de instrumentos para la captación de plusvalía. De todos modos, “resultan insuficientes ante la extraordinaria valorización del suelo que genera el proyecto”.

Espacios de exclusión

En relación con el uso del espacio público por parte de la población, los resultados determinaron que tanto porteños como habitantes del conurbano concurren masivamente a Puerto Madero eligiendo la Costanera Sur y no las avenidas, bulevares y paseos del emprendimiento.

Tampoco Puerto Norte pareciera ser una opción de recreación para los rosarinos, quienes optan por los grandes parques ribereños. “No logra ser apropiado por la sociedad y es visto como espacio de exclusión. Su resolución arquitectónica contribuiría a ello con un uso indiscriminado de piso seco”, explica la docente. En ambos casos, la característica de “participación” que define al espacio público, está ausente.

Mucho orden no atrae

Las entrevistas realizadas durante la investigación dieron cuenta de que los habitantes de distintos sectores de Rosario no eligen estos espacios ordenados y prediseñados, sino aquellos donde logran apropiación, donde se relacionan con otros, donde hay tumulto y desorden. En relación a esto Rosenstein explica que espacio abierto no equivale a espacio público, que el diseño no es neutral y cuando quedan restringidas las actividades a realizar, es porque existe una voluntad al respecto.

“Ni Puerto Madero ni Puerto Norte poseen barreras físicas pero ambos cuentan con innumerables mensajes simbólicos que señalan claramente que ese lugar está fuera del alcance para la mayoría de la sociedad”, enfatiza la arquitecta.

La reflexión final del trabajo es que estos proyectos contribuyeron al mejoramiento de fragmentos urbanos, pero no a la reducción de las desigualdades sociales y espaciales. “Así, nos inclinamos a poner en duda la creencia de que el acercamiento espacial de agentes muy alejados en lo social pueda tener un efecto real de acercamiento”.

Vicio de origen

La incapacidad de estos proyectos en aportar al espacio público está dada por la ideología que los sustenta. “El vicio de origen está en el sometimiento del Estado y a través de él, del espacio y los intereses públicos a los capitales privados y al mercado inmobiliario”, afirma la docente. La incorporación de mecanismos por parte de las gestiones locales contribuye a atenuar los efectos negativos, pero aun así, no garantiza la construcción de lo público. “Pareciera que tanto el espacio privado como el público le pertenecen a la misma clase social”, expresa.

La investigación concluye en que la arquitectura es determinante en las relaciones sociales, pero la clave reside en las decisiones políticas que se toman.

El papel del Estado

“El rol del Estado resulta fundamental en la mediación entre los intereses del capital privado y los de la sociedad, para que los nuevos suelos que se incorporan al circuito de producción, produzcan rentabilidad social para la población y comercial para los privados. Una de las cuestiones medulares a la hora de pensar ciudades inclusivas es combatir la especulación inmobiliaria y el capital financiero”.

http://www.elciudadanoweb.com/lupa-de-urbanistas-sobre-puertos-madero-y-norte/

martes, 3 de enero de 2017

Los pasos hasta llegar al calendario gregoriano

3 de enero de 2017.

En 1582, el papa Gregorio XIII, por investigaciones de la Universidad de Salamanca, dictó el cambio del calendario.



Ya estamos dando los primeros pasos en este 2017. Con la sensación de que el tiempo pasa volando y de que estamos estrenando un año que tiene cientos de oportunidades por delante, hoy vamos a revisar cómo fue que llegamos al calendario que organiza nuestros días.

Por un lado, diremos que el origen del término “calendario” está en el latín. Kalendae era el primer día del mes, y de allí deriva Calendarium , el registro de cuentas que se realizaba los primeros días del mes.

Por otro lado, vamos a repasar su historia. Podemos ver que en la Antigua Roma el año tenía 10 meses y comenzaba en marzo ( Martius ), consagrado a Marte (dios de la guerra). Continuaban abril ( Aprilis ), en honor a Apru (diosa etrusca del amor, cuyo nombre deriva de Afrodita); mayo ( Maius ), por Maia (diosa de la primavera); junio ( Iunius ), por Juno (diosa de la maternidad); julio ( Quintilis ), el quinto mes; agosto ( Sextilis ), el sexto; septiembre ( September ), el séptimo; octubre ( October ), el octavo; noviembre ( November ), el noveno; diciembre ( December ), el décimo.

Así como estaba planteado el ciclo, el año constaba de 304 días. El problema que se presentaba era que, llegado un momento, este calendario civil se apartaba del año trópico; es decir, del tiempo en el que el Sol completa su revolución.

Por este motivo, en el año 45 a. de C., Julio César le solicitó a Sosígenes que revisara este calendario.

Este astrónomo fijó la duración del año en 365 días y seis horas, y se creó el calendario juliano, que contaba con varias modificaciones.

En primer lugar, se añadieron dos meses: enero ( Januarius ), en honor a Jano (dios de los comienzos) y febrero ( Februarius ), por las februa , fiestas de purificación.

En segundo lugar, por iniciativa de Marco Antonio, se agregó un día en Quintilis y se lo llamó Julius (julio), por Julio César.

En tercer lugar, el primer día del año se fijó en el 1° de enero, por ser cuando los funcionarios del emperador asumían su cargo.

Más tarde, cuando Augusto fue emperador, el Senado decidió agregarle un día a Sextilis y cambiarle el nombre por Augustus (agosto) para homenajearlo.

En 1582, el papa Gregorio XIII, por intermedio de investigaciones de la Universidad de Salamanca, dictó el cambio del calendario en la bula Inter Gravissimas , porque se estaba produciendo un desfase entre el calendario civil y el solar por un pequeño error.

Estos estudiosos calcularon que el año tiene 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,16 segundos. Así, el calendario gregoriano, que es el que tenemos hoy, establece un régimen de años bisiestos para salvar esta pequeña falla.

http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/los-pasos-hasta-llegar-al-calendario-gregoriano

sábado, 24 de diciembre de 2016

Misterio resuelto: por qué el violín Stradivarius tiene un sonido inimitable

24 de diciembre de 2016.

Nadie sabe por qué los luthiers más dedicados nunca han podido crear violines que suenen como los que hacían en la ciudad Cremona —donde Andrea Amati inició la edad de oro del instrumento, a mediados del siglo XVI— Giusepe Guarneri del Gesù (1698-1744) y, sobre todo, su vecino Antonio Stradivari (1644-1737). Un estudio de la Universidad Nacional de Taiwán (UNT), publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, cree haber resuelto el misterio: la combinación del paso del tiempo, la transformaciones que la vibración de las cuerdas produce en la madera y —la mayor novedad— el uso baños químicos en las planchas de arce, pícea y sauce le dan al Stradivarius ese sonido inimitable.


El violín Stradivarius.


Estos violines de 300 años no van a durar para siempre: se estima que los pocos cientos que todavía existen tienen aproximadamente un siglo más de vida útil. De ahí la curiosidad por desentrañar su secreto, y también el alto precio —millones de dólares— que puede valer cada uno.

Además de los músicos admiradores y de los ladrones devotos, durante décadas los científicos han estudiado los violines de Cremona mucho más que cualquier otra familia de instrumentos musicales.

"Si se compara el arce de un Stradivarius con la madera de arce moderna de alta calidad, que es casi la misma, se ve que ambas son muy diferentes", observó Hwan-Ching Tai, profesor de Química en la Universidad UNT y autor principal del estudio, "Chemical distinctions between Stradivari's maple and modern tonewood" ("Distinciones químicas entre el arce de los Stradivari y la madera moderna para instrumentos de cuerdas").

La principal diferencia es que las planchas del violín mítico fueron tratadas con baños de minerales: los fragmentos que estudiaron los investigadores, de dos cellos y tres violines (sólo uno Guarneri), estaban infundidos de aluminio, calcio, cobre, sodio, potasio y zinc. "Este tipo de sazón química era una práctica inusual", se lee en el ensayo. Tanto que no sólo no la conocían los luthiers contemporáneos sino que ni siquiera se puede establecer que la hayan aplicado los de Cremona: es probable, estimaron, que lo hayan hecho los vendedores de las maderas, mucho antes de que los artistas comenzaran a construir los instrumentos, para prevenir que su producto se viera afectado por gusanos, hongos o podredumbre.


Estos violines de 300 años no van a durar para siempre: se estima que los pocos cientos que todavía existen tienen aproximadamente un siglo más de vida útil.


El secreto de la madera

"Este trabajo es el primero que me convence de que alguna clase de infusión mineral de la madera podría provocar un sonido superior en un instrumento musical", dijo a The New York Times el profesor Henri Grissino-Mayer, un experto en geografía y árboles de la Universidad de Tennessee.

Estos violines casi míticos habían sido estudiados mil veces antes sin que se rozara siquiera la hipótesis del tratamiento químico de la madera: se los pasó por tomógrafos para indagar en su anatomía interna; se atribuyó al enfriamiento de Europa, que comenzó en el siglo XIV, la capacidad de haber alterado la maderas; se especuló con que la presencia de ciertos hongos en los árboles vivos explicaría la excepcionalidad del sonido.

The Washington Post enumeró esas exploraciones nunca concluyentes, y también "el fenómeno psicológico llamado efecto del halo", que echó abajo la superioridad del Stradivarius. En 2012 dos especialistas en acústica de la Universidad de Salford citaron un experimento: se le pidió a 21 expertos en violín que los tocaran a ciegas. Para asombro de todos, "prefirieron tocar un instrumento moderno antes que uno italiano auténtico del siglo XVIII". El artículo citó también a Joshua Bell, el violinista que sin despreciar las piezas de excelencia contemporánea declaró que "Cuando tocas un Strad, un gran Strad, hay algo en él".


Estos violines casi míticos habían sido estudiados mil veces antes sin que se rozara siquiera la hipótesis del tratamiento químico de la madera.


Mística y química

Ese algo que le da cualidades tonales únicas, parece, existe en realidad. Y es mística, pero sobre todo, según los científicos taiwanesas, es química.

Descubrieron también que un tercio de un componente de la madera, la hemicelulosa (parte de las paredes de las células vegetales), se descompuso en los violines de Stradivari y Guarnieri. Y como la hemicelulosa absorbe mucha humedad, "los instrumentos tenían un 25% menos de agua que los modelos recientes".

Eso tiene también una consecuencia única: a menor humedad, "más brillante es el sonido", dijo a The New York Times Joseph Nagyvary, luthier y también profesor emérito de Bioquímica en la Universidad A&M de Texas. En comparación con otros violines, esos instrumentos extraordinarios proyectan un sonido limpio, de alta frecuencia, que agrada al oído humano a mucha distancia.

El equipo del experto Tai también encontró que en los violines —pero no en los cellos— de Stradivari, un poco más de oxidación, lo cual implica una separación mayor entre las fibras de la madera.

Esa separación, estimaron, ha sido causada por cientos de años de tocar en esos violines: la vibración alteró el material. Y esa alteración parece haber contribuido a una expresividad mayor, según el autor del estudio: "Los violinistas más importantes suelen sentir que estos violines viejos vibran más libremente, lo cual les permite expresar un conjunto de emociones más grande".

El objetivo del trabajo de Tai y su equipo, decodificar los secretos de los violines de Cremona, es revolucionar el universo de estos instrumentos: contribuir a que, alguna vez, se puedan construir réplicas que suenen exactamente como los que hacían Stradivari y Guarneri.

http://www.infobae.com/america/cultura-america/2016/12/24/misterio-resuelto-por-que-el-violin-stradivarius-tiene-un-sonido-inimitable/

domingo, 13 de noviembre de 2016

Rosario dejó de demoler su memoria



:

Uno de los mayores “boom” de la historia en la actividad de la construcción en la ciudad a partir de 2005 –que dio una vuelta de página en un estancamiento del sector que se extendió por casi tres décadas– también tuvo su lado sombrío: se demolieron cientos de edificios y casas de valor para la impronta local. Esa situación llevó al Concejo Municipal a trabajar durante tres años en la ordenanza 8.245/08, que examinó prácticamente todas las construcciones de la ciudad y puso freno a esa suerte de desmantelamiento arquitectónico que se dio, principalmente, en el área central. Actualmente existen en Rosario 654 propiedades catalogadas como “patrimonio histórico” y otros 400 sitios declarados “de interés”, cuyos propietarios quedaron obligados a presentar sus respectivos proyectos en el Palacio Vasallo en caso de que quieran intervenir o modificar los espacios.



Para el presidente de la comisión de Planeamiento del Concejo y ex secretario de Gobierno municipal Horacio Ghirardi, en los últimos años creció la conciencia de defender el patrimonio. “Hubo construcciones de grandes arquitectos italianos y franceses que lamentablemente a partir de mediados del siglo pasado se han demolido. Muchas de ellas eran emblemáticas y hacían a la identidad de la ciudad”, se lamentó.

El edil socialista explicó también que cada propiedad o sitio de interés tiene distintos niveles de protección de acuerdo con su importancia. “Ante cualquier obra que los modifique deben indefectiblemente pasar por el Concejo. Generalmente los cambios tienen que ver con resguardar las fachadas o preservar cuando se trata de un conjunto de propiedades, y para aprobarlo se tiene muy en cuenta el informe del área de Patrimonio municipal”, detalló.

Sobre la ordenanza

La norma 8.245 fue sancionada en 2008. Si bien no prohíbe las demoliciones, los lineamientos que establece lograron que prácticamente se dejaran de tirar abajo casas y edificios de gran importancia y valor histórico. El puntapié inicial de la norma “Inventario y Catalogación de Bienes del Patrimonio Histórico Arquitectónico y Urbanísticos de la Ciudad de Rosario” se dio a fines de 2005, con el inicio de un relevamiento exhaustivo que demandó tres años de trabajo y que definió, según señalaron desde el Ejecutivo, “la política de preservación que sustenta el municipio, al precisar no sólo los inmuebles catalogados –con sus correspondientes grados de protección– sino también las acciones específicas a realizar en todo tipo de intervención que los afecte directa o indirectamente”.

El relevamiento realizado se considera como un instrumento abierto a incorporaciones que se van efectuando a medida que se avanza en el estudio y revisión de la normativa de cada sector de la ciudad. Es así, que se suma a la ordenanza vigente la sanción en 2009 de la ordenanza 8.459 “Inventario y Catalogación de Edificios y Sitios de Valor Patrimonial del Primer Anillo Perimetral al Área Central”.

Cambio drástico

“Las demoliciones se redujeron a cero prácticamente desde que se aprobó la ordenanza en 2008. De hecho, se creó la figura de «corredores urbanos» para la construcción de edificios, como en el caso de la calle Wheelwright, y además se estableció el área de protección histórica para bulevar Oroño, en donde sólo se puede edificar hasta una determinada altura”, indicó el arquitecto Gustavo Fernetti, quien integra, entre otras cosas, la comisión que evalúa el carácter y la importancia de las propiedades, formada por representantes de diferentes organizaciones capacitadas para la tarea: los colegios de Arquitectos, de Ingenieros y Técnicos, la Universidad Nacional de Rosario y el Museo de la Ciudad, sólo por nombrar algunos.

En cuanto a los pedidos de demolición que hay actualmente, Fernetti consideró que en general se trata de construcciones de poco valor que no figuran en el mencionado Inventario. “Aunque eso no quita los lineamientos que se deben seguir en cuanto a lo que establece el Código Urbanístico en relación con los permisos de altura”, agregó.
Sobre la catalogación, Fernetti explicó que establece tres grados de protección que a su vez se subdividen en distintas categorías con respecto a las intervenciones que se pueden hacer en los inmuebles. Al respecto, recordó una obra que el arquitecto Mario Roberto Álvarez hizo en San Lorenzo entre Paraguay y Presidente Roca, en donde levantó un edificio respetando la fachada original. “De hecho casi no se percibe que hay una construcción de propiedad horizontal, y de esa manera no se perdió la perspectiva. Ese caso no estaba contemplado en la ordenanza y debió pasar por el Concejo para su aprobación”, recordó.

Otro aspecto que se tiene en cuenta es el patrimonial y si las propiedades están incluidas en el relevamiento no se pueden tirar abajo. Según ejemplificó el arquitecto, el Monumento Nacional a la Bandera se encuentra en la categoría A y por tanto es un tipo de edificio que no se puede intervenir: en caso de que necesite arreglos y restauraciones, demanda una restauración científica. Finalmente, recordó que en la década del 70 se construyeron muchos edificios por avenida Pellegrini y luego hubo un receso de casi tres décadas, hasta que en 2005 se reactivó el sector y fue allí cuando se demolieron a mansalva numerosas propiedades que fueron íconos de Rosario y ya no existen.

Tipos de áreas de protección histórica

En la ciudad están definidas diferentes áreas llamadas de “protección histórica” que representan, según explicaron desde el Ejecutivo, “distintos pasajes de la vida de Rosario, como también del desarrollo de múltiples actividades”.

Una de las zonas está marcada por un edificio o grupo de construcciones de fuerte carácter institucional como iglesias, escuelas, casas gubernamentales o sitios relacionados con la producción fabril y portuaria.
Otra de las áreas es la que se distingue dentro del ejido urbano por presentar una conformación morfológica homogénea, ya sea por la sumatoria de unidades que se construyen en el tiempo.

También son consideradas de valor histórico “aquellas que reconocen la existencia de trazas urbanas que denotan los orígenes de la ciudad como bajadas portuarias, entorno fundacional y barrios emblemáticos, entre otros”.



viernes, 19 de agosto de 2016

Errores de Ceremonial: un ejemplo lamentable, en la Terminal de Ómnibus Mariano Moreno, de Rosario, Argentina.

19/08/2016.

Por: Miguel Carrillo Bascary.




Protocolo de colocado de banderas. El error capital radica en ubicar banderas contra un muro. La razón que justifica uno de los principios básicos del Ceremonial Vexilológico: “no exhibir enseñas colocadas contra una pared”; radica en que las banderas tienen la función de “ondear” o “flamear” impulsadas por la brisa. Apoyadas contra un muro será imposible que cumplan con su naturaleza; su posición es antinatural; se transforman en mero objetos ornamentales y por esto se debe repudiar.



Además podemos apuntar otros motivos de crítica:

La bandera provincial, fue colocada a la izquierda de la nacional, cuando debió serlo a su derecha; lugar que ocupa la de la ciudad. Otro grave error, pues la jerarquía de la provincial es, evidentemente, superior a la local.

Para peor, la enseña municipal es leve pero perceptiblemente más larga que la provincial. Debió ser exactamente igual o, en el peor de los casos, de menor desarrollo.

Para más, la descuidada colocación genera un pésimo efecto visual: la bandera local está tan cerca de la nacional que parece estar “pegada”; mientras que se observa un notable espacio vacío entre esta última y la correspondiente a la provincia.

Un tercer error surge de la fotografía Nº2: la bandera provincial está suspendida de dos puntos, generando un efecto visual de “bolseado”; la enseña municipal cuelga de tres puntos. Esta divergencia tampoco es aceptable.

Para que no se piense que solo criticamos, es válido destacar como positivo:

Los tres modelos observados son acordes a los patrones aprobados para cada enseña.

Es correcto, que la Bandera nacional argentina luzca en el centro de otras dos que ceden precedencia, por corresponder a una provincial y una ciudad.

Es válido, también, que la primera que tenga mayor superficie que las otras, aunque la enorme desproporción nos hable de una dudosa estética.

Queda en claro que los aciertos señalados impiden superar el cuestionamiento principal.

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.1658001494438979.1073741875.1630233743882421&type=3

lunes, 25 de julio de 2016

Barenboim: comparación de precios, mismo concierto en Sevilla y en Buenos Aires

Julio 25, 2016.


Teatro Colón (Buenos Aires) 2487 localidades

Orquesta West-Eastern Divan Dir.: Daniel Barenboim – 26 de julio, 20 h
Platea Fila 1 a 14  $3.635
 

Teatro de la Maestranza (Sevilla) 1205 localidades

Orquesta West-Eastern Divan Dir.: Daniel Barenboim – 18 de agosto, 21 h
A – Patio 45€  $739

https://habituesdelteatrocolon.wordpress.com/2016/07/25/barenboim-comparacin-de-precios-mismo-concierto-en-sevilla-y-en-buenos-aires/


lunes, 11 de julio de 2016

Top 10: herramientas que tenés que llevar en el auto

11/07/2016.



Por: Mundo Maipú.

Más allá de la documentación y de los elementos de seguridad, hay algunas herramientas básicas que conviene llevar en el auto para estar a salvo ante cualquier imprevisto. Maipú te presenta una lista de las 10 herramientas que no pueden faltar en tu auto.

A la hora de salir a las calles o rutas al volante de un vehículo no basta con saber manejar bien y conocer las normas de tránsito a la perfección. También es importante llevar la documentación correspondiente, los elementos de seguridad exigidos por la ley y algunas herramientas que te serán muy útiles si surge algún imprevisto.

Por eso, en Maipú te presentamos una lista con las 10 herramientas que no pueden faltar en tu auto. Tal vez no las uses en mucho tiempo, pero alguna vez te pueden salvar de una situación complicada.

Cinta aislante: puede ser imprescindible para realizar pequeñas reparaciones de emergencia, marcar puntos, impermeabilizar o aislar algún cable deteriorado. No ocupa mucho espacio y es muy útil.




Gato hidráulico: si se te picha la cubierta del auto y no podés llamar a una grúa, vas a necesitar un gato hidráulico. Su función será elevar el auto lo suficiente para que puedas cambiar un neumático con una llave de cruceta.




Llave inglesa: definitivamente esta herramienta debe formar parte del maletín de primeros auxilios que lleves en tu auto ya que te servirá para aflojar o apretar tuercas de diversos tamaños.


Alicates: los alicates te ayudarán a manipular elementos de plástico o seccionar cables en caso de ser necesario.




Destornillador (plano y estrella): te recomendamos llevar uno plano y uno estrella, ya que cada uno de ellos será útil para acciones diferentes.

Llaves Allen: cada vez hay más tuercas y tornillos de diferentes tamaños que se manipulan con ellas, por lo que no pueden faltar en tu auto.

Linterna: si sufrís un accidente durante la noche o en alguna calle o ruta sin iluminación, seguro necesitarás una linterna. Ocupa muy poco espacio y puede salvarte de más de un dolor de cabeza.

Guantes:
también ocupan muy poco espacio y son muy económicos. Si bien muchas veces no son “imprescindibles”, te permitirán manipular las piezas de tu automóvil sin ensuciarte o sin lastimarte las manos.

Tijeras: son una herramienta muy sencilla que sólo se aprecian cuando no las tenemos, pero, teniendo en cuenta que no ocupan mucho espacio, es conveniente llevar siempre una, ya que nos puede sacar de más de un apuro.

Fuentes: okdiariocom / circulaseguro.com / laferiadelaspinturas.com

http://www.lavoz.com.ar/espacio-de-marca/top-10-herramientas-que-tenes-que-llevar-en-el-auto